jueves, 28 de enero de 2010

Te lo firmo

Ayer escribi y hoy borré lo que escribi.
Cuando bailo no puedo borrarlo.
Ayer escribí muchas palabras y hoy temprano seguían fijas como estatuas. No sabía que hacer con todas ellas. Un acto de no querer hacerme cargo me atrapó y borré todo.
La danza me exige volver y me deja el lugar desocupado para volver a ocuparlo. Nada se congela y no hay tiempo para avergonzarte.
La pregunta eterna : que fue primero la danza o la música? el golpe en el suelo con el pie o el sonido que produce?
Yo no tengo dudas que primero bailé y después escribí.
Hoy no pude dejar por escrito lo que escribí ayer y me hace sentir cobarde.
Nunca me sentí cobarde bailando, eso te lo firmo.

3 comentarios:

Ines dijo...

Seguirìan como estatuas vivientes...tal vez las palabras,al "contrario" de la improvisaciòn, nos den mas fàcil la idea de que son todas nuestras,pero no dejaràn un espacio?Un espacio que ocupan otros mimos de blanco.."inmoviles". LAs A, A`,A`` de LAban por el solo hecho de ser letras significantes de...
Ahora lo de la vergûenza...eso es posta, es horrible!! Serà que el tiempo deja que nos interrumpa la mirada de afuera que castiga y / o exige...tambièn me lo he preguntado...
POr ahì el escribir con los cachetes hechos fuego nos haga dar un salto a travès del escenario...
Siempre lindo pasar por acà. Un abrazo!

Karen dijo...

pero...bailar no es escribir en el aire? no es garabatear todo aquello que amamos y detestamos ser al mismo tiempo? no es un perpetuo ensayo por convertirse en el gran estreno de nosotros mismos borrándonos en cada paso?

delirios de alguien que alguna que otra vez ha bailado con una bic en la mano, que primero escribe, y lo borra a la mirada de los otros. E igual le da verguenza cuando lo deja...
besos

Natalia Martirena dijo...

ines y Karen pusieron lo que faltaba "la mirada del otro" y ahi entra todo, la danza, la escritura, el amor y la mar en coche.
Que hacemos con eso es la cuestión. Por lo pronto la escritura siempre me abrazó será cuestión de dejarme un poco. Gracias