miércoles, 18 de septiembre de 2013

SI REEMPLAZO LA PALABRA LITERATURA POR BAILE TAMBIEN FUNCIONA , CASI.



Se diría que la Literatura nació como una corrección marginal a la crueldad implícita del pensamiento creativo. Tiende el puente al jardín de lo inofensivo, donde cualquiera puede cortar sus rosas sin temor a afectar a nadie. Este milagro la Literatura lo consigue envolviéndose en Interés, y por ello quedando al puro y libre arbitrio de cada cual. En efecto, la Literatura no es obligatoria -debe de ser de las pocas cosas no obligatorias que van quedando. Hay que montarse en el Interés, como quien se monta en un burrito para atravesar una Cordillera, hasta llegar a la Literatura. ¿Y
quién lo hace?

[César Aira. "Introducción y ensayo" en La trompeta de mimbre, Beatriz Viterbo Editora, 1998]

No hay comentarios.: