martes, 24 de marzo de 2009

La Tierra de la Felicidad

Un feriado para recordar el Golpe y estoy descansando como si fuera domingo. Todo quieto, no hay rastros de esa época, parece que fue hace mil años, que es una película.

Yo fui a ver Cenicienta 6 veces. Mientras miraba esa historia, vivía ahí.
En el cine, la sala se pone oscura y transporta a cada uno y por separado hacia afuera. Cada uno arma su película. Yo armé la mía.

Allá por el 76 recibí una carta de parte de Cenicienta, tenía 6 años y recuerdo el Golpe que produjo en mi cuerpo, mi corazón latía a toda máquina . La guardé en el cajón de mi mesita de luz y durante todo ese tiempo atesoré el misterio de la Cenicienta Troska.

El encuentro con la verdad fué un verdadero Golpe, no podía creer esa carta. Esa letra, esa letra, sí! esa letra que miraba fijo y se hacía cada vez más grande era la de mi papá.

Tenía 9 años cuando supe que era él y no Cenicienta. Creo que ese pasaje de la mentira a la verdad me marcó para siempre. Una ambigüedad indeleble.
Esa ambigüedad de tener dos papás, uno que se escapó por los techos y el otro que me escribía cartas y escuchaba Serrat bajito. Uno que se fué y otro que quedó.
Bajo la influencia protectora de esa carta entendí qué era un Golpe.


Tierra de la Felicidad, 7 de septiembre de 1979

Querida Natalia:

Te escribo esta carta pues me enterado con mucha alegría que me quieres mucho, siempre lees mi historia y además la mesa de tu aula lleva mi nombre.
Todas éstas lindas noticias han llegado hasta mí a través de mis amigos los ratoncitos, que tienen amigos en todas partes y se enteran de todo.
Yo vivo en un lugar muy hermoso, al que llamamos tierra de la felicidad; hay muchas casitas de bellos colores, rodeadas de praderas con pastos y flores y de grandes bosques; todos trabajamos por igual y todos recibimos para vivir igualmente bien; mi príncipe y yo no mandamos a los otros;sino que somos los príncipes del amor, y todos nos queremos mucho.
Se que quieres mucho tener un perro, y sé también que Silvia y Bocha que te quieren tanto, van a hacer lo imposible hasta que lo tengas.
Te felicito po lo bien que andás en la escuela y en cerámica, y mucho me gustarías que me escribieras y me mandaras uno de tus hermosos dibujos, a mi nombre y a la Tierra de la Felicidad.

Ahora con un beso en tu frente, te dejo hasta la próxima carta, y si sueñas conmigo, de ese modo podremos vernos antes.

Un abrazo fuerte

Cenicienta

P/D: un beso grande.

10 comentarios:

laura dijo...

conmovedor ...la poesía nos sigue salvando de la mentira

Marcelo Díaz dijo...

Alguien que escribe cartas escuchando bajito al censurado Serrat, y las manda a quien vive con él para pintarle un cuento de hadas en clave socialista ("todos trabajamos por igual y todos recibimos para vivir igualmente bien")en momentos en que además de la represión se estaban poniendo los cimientos del neoliberalismo, se depredaba al estado y se suprimían conquistas laborales y sociales. Me hace pensar en Berger (ya que lo nombrás seguido ultimamente) y en los espacios de resistencia que reivindica en el hacer cotidiano. Y tiene razón Laura, es conmovedora.

Ines dijo...

Gracias Natalia por compartirlo. Lo mejor que leí en el día. Un abrazo

Natalia Martirena dijo...

gracias, la carta la posteé con la fantasía de mantener algo de eso vivo.

querés melón? dijo...

que lindo gesto el de tu padre. me quedé intrigado con saber su historia. publicarás algo?

Natalia Martirena dijo...

no lo pensé, una historia en capítulos, quizás.... no distinta a la de muchos bahienses de esa época que nunca más volvieron.

laura dijo...

cuánto erosiona el final de la inocencia?
las respuestas que nos da la historia sacian nuestras preguntas?

...quiero imaginar a los Pájaros prohibidos de Galeano de todos los colores posibles e imposibles

A-nònima dijo...

plop!de ternura...

Anónimo dijo...

Impresionante.
La resistencia y la creatividad en lo cotidiano, en una actitud que es gesto de amor y gesto político, que son distintos pero el mismo.
Creo que la mejor síntesis que vi de este 24 (aunque la vea un 1°).
Conmovedor, sí, esa el la palabra.
Un abrazo
Fran

josefina dijo...

Este bello episodio de tu vida , Natalia, es un documento invaluable del poder extremo de la imaginación para crear conciencia, para abrir una dimensión y una mirada alternativas a las que la realidad impone . Por eso fue socavada, desvalorizada y aniquilada por las dictaduras y sus financistas hasta hoy. Lo que te marcó en ese entonces, estuvo más ligado a la pérdida de la inocencia. Y eso fue un golpe. Pero hoy lo que conmueve y golpea, es constatar , como dice Marcelo, el tremendo acto de imaginación y valentía de tu papá para transmitirte conceptos vitales que hoy se hacen carne en vos. Lleva su tiempo encarnar la imaginación!!
un beso grande, Josefina ( Lamarre )