lunes, 5 de octubre de 2009

Vai ven en Miami




El jueves pasado iba caminado con mi hija de 15 años y en eso escucho que sale de un bar un tema de Leonard Cohen. De golpe de un golpe me trasladé a Muertos de amor una obra que hice con esa música hace 14 años con el grupo Caos. Miro a Juana y me doy cuenta que tenía a mi lado el tiempo hecho carne, dos etapas en paralelo.
Como el olor, la música tiene la habilidad de habitar muchos lugares a la vez y además los recuerdos no entienden nada acerca del tiempo.
Nada más oriental. y ahora?

4 comentarios:

Fermín Enrique Ramirez dijo...

Gran canción.
Toma este vals... de muerte y cognac.
Está muy bien eso de dejarse asaltar por los recuerdos en alguna que otra esquina. Algunas veces reconforta, otras confronta.
Este sitio siempre tiene mucha carga.

Saludos.

laura dijo...

uuuuaaaaauuuu...
viaje en el tiempo.
me trae la foto del 128 gris con un libro de Quentin T en la parte de atrás estacionado en la puerta del T Don B..
Qué lindo Nati!!!

Natalia Martirena dijo...

lau, me liquidaste con esto!!! ni yo me acordaba del libro de tarantino todo amarillo por el sol en la parte de atras del fiat. Muy fuerte y gracias muchas. Un abrazo enorme

Graciela dijo...

Cómo algo tan triste me puede dar tantas ganas de disfrutar, de viajar, a Nueva York, a Montreal... de conocer todo lo lírico que puede haber en las vidas que no vivo ¡Grande, grande Leonard!