jueves, 18 de junio de 2009

Rembrandt y el cuerpo

Acá vestido de noble oriental, me lo imagino vistiéndose !

Cada vez que pintaba sus autorretratos escogía sus ropas.
Cada vez que que pintaba sus autorretratos se miraba al espejo y luego lo tapaba con un paño para pintar lo que recordaba.
Cada vez que pintaba sus autorretratos meditaba sobre la vejez y sin embargo se dirigía hacia el futuro.
Cada vez que pintaba un autorretrato le quedaba la vaga esperanza de que nosotros lo miraríamos con una compasión que él no podía permitirse.
Cada vez que miro sus autorretratos parece que me mira y algo quiere decir.
Este fin de semana me hago un autorretrato disfrazada de Rembrandt.

3 comentarios:

andadimelo dijo...

¿y lo colgarás aquí?

Natalia Martirena dijo...

si que buena idea!!!!

andadimelo dijo...

en eso consiste mi trabajo en tener ideas y encima buenas¡¡ , las malas no valen..