domingo, 7 de febrero de 2010

Hace dos días que no lloro

"......Una de las fantasías más generalizadas entre los adultos es creer que hay segundas oportunidades. Los niños, a no ser que los adultos los sobornen, saben que no existen. La forma en la que necesariamente se entregan a la experiencia imposibilita que puedan considerar esa idea. En los adultos, la creencia en las segundas oportunidades constituye una doble barrera contra la experiencia. Los niños experimentan constantemente un sentimiento de pérdida: éste como señala Sartre, es el requisito, previo para el sentimiento de aventura.


Hay una razón más por la que los niños se recuperan tan rápidamente de un pérdida definitiva. En el mundo infantil no sucede nada fortuito. No existen los accidentes. Todo está conectado con todo lo demás y todo explica todo lo demás.*(La estructura del mundo infantil es semejante a la de la magia)Así, para un niño ,una pérdida nunca carece de sentido, todo lo que sucede es una necesidad.
Y, sin embargo, aunque volvamos a sufrir como niños, no somos niños. Por encima de todo, los adultos podemos ser concientes, como no pueden serlo los niños, de la arbitrariedad de nuestra situación.


El niño llora para hacerse oír. El hombre llora para sí. Puede que crea incluso que llorando como un niño recobrará aquella capacidad de recuperarse propia de la infancia. Pero es imposible....."

*Véase Jean Piaget

Fragmento de "Un hombre afortunado" de Jhon Berger.

4 comentarios:

PIONERO DE LA POESÍA ASERTÓRICA. "Todo lo que es, deja de ser simultáneamente y es"... Éclides dijo...

magnífico ensayo... cordiales saludos

alejandrosinfoto45 dijo...

Dominó sin lágrimas

Tengo un juego de dominó y aunque las fichas van del doble cero al doble sies faltan las fichas de las lágrimas,siempre me costó jugarlo.
Hay una ficha con la cara de mi madre, que llegó a ser abuela sin ser mamá,fichas de mi amada que es madraza habiendo perdido la madre a corta edad.
Fichas de desamor y dolor, las que cuento por las noches cuando me cuesta dormir.
Fichas de abuelos, tios y padre que me comfortan.
Una ficha de un sueño dormido de abrazos y besos con mi madre que no tiene el otro par...
Para poder terminar de jugarlo me faltan fichas de lágrimas para usarlas de comodín.

Un abrazo,gracias por compartir.

Natalia Martirena dijo...

que bueno un dominó sin lágrimas!!! y aprender a jugar a eso!!!dónde se comprará???? avanti

Natalia Martirena dijo...

Pionero de la poesía , bienvenido!!! a las charlas